La Improvisación teatral, es un ejercicio que estimula de forma integral, la disciplina narrativa y representativa del genero dramático, con  una serie de habilidades que poseemos como especie: creatividad, comunicación, empatía, colaboración, autoconocimiento, inteligencia emocional, autoconfianza, capacidad resolutiva, entre otras.

La manera en que la impro potencia estas habilidades, merece un libro  para cada una de ellas , pero al  mismo tiempo, otro en el  que estén profundamente  entrelazadas. Por ejemplo, un buen equipo, a desarrollado un gran sentido de la colaboración, obviamente tienen  buena comunicación y  empatía entre ellos, han potenciado su creatividad y tienen una buena  capacidad de adaptación y resolución, lo que seguramente le da a sus integrantes, una mayor confianza.

¿Pero como se logra  eso con  la impro?

En la improvisación teatral, el «actor-improvisador» aprende a ocupar el  «Si» como premisa, para aceptar y desarrollar ideas, emociones, atmosferas, acontecimientos, que se dan durante el juego teatral. Aprende a decirle «Si» a su compañero o compañera, pero también aprende a decirle «Si» a su propia creatividad. En una clase de improvisación, se está constantemente «haciendo-jugando-ganando o fracasando-reflexionando y volviendo a hacer» Así es como  el improvisador se va construyendo con la práctica, desde su experiencia en el estar  y  ver a  otros. Decir «Si» implica salir constantemente de la «zona de confort» y dejarse llevar por la intuición.

Quienes logran ser  «buenos improvisadores o improvisadoras de teatro» dan la impresión de ser  personas con mucha autoconfianza, con una gran habilidad para la comunicación, que no temen dejarse llevar,  pero que también saben  tomar la batuta y liderar el cambio. La colaboración la llevan como si fuese un don, al igual que la creatividad y la empatía. Tod@s quisieran improvisar con esa persona, porque además, hace brillar a sus compañeros y compañeras. Por lo general, llevan ese conjunto de habilidades desarrolladas, a todos los terrenos  de su vida.

Nota: El 2 de septiembre, dimos inicio al nuevo taller de improvisación teatral «El arte de crear en el momento» Pronto abriremos nuevos cursos.

Nicolás Belmar